Saltar al contenido
Web para la Inspiración Personal

Padre rico, padre pobre

padre-rico-padre-pobre

Padre rico, padre pobre por Robert Kiyosaki

Título: Padre rico, padre pobre.

Autor: Robert Kiyosaki.

Páginas: 288

Precio: 17,80 €

padre-rico-padre-pobre
padre-rico-padre-pobre

Resumen:

Casi todo lo que hemos aprendido sobre el dinero se lo debemos a nuestros padres. Por eso, nos desempeñamos laboral y financieramente de acuerdo con esquemas que perpetúan patrones de conducta casi siempre perjudiciales en términos monetario. Los padres pobres aconsejan a sus hijos que se apliquen y estudien, pero, por lo general, la escuela no prepara para lidiar con los asuntos relacionados con el dinero. Para superar una mentalidad de pobre, este libro derriba mitos y falsas creencias sobre el mundo financiero, y nos ayuda a descubrir el genio económico que llevamos dentro y a pensar en el dinero como lo hacen los ricos.

  1. Modelos a seguir

  • La educación financiera no se enseña en casa, por tanto, acabamos con actitudes y mentalidades limitantes financieramente.
  • Persigue influencias potenciadoras hacia el dinero: el mundo cambia y tienes que rodearte de gente que entienda las nuevas formas de generar dinero.
  • Eres la media de las 5 personas que te rodean. En cuestiones de finanzas ocurre lo mismo: se podría decir que tu patrimonio acabará siendo la media de las personas con las que te rodees.
  1. Foco

  • Tenemos que aprender a dirigir nuestro enfoque:
    • El padre pobre se enfocaba en la educación como una vía para la seguridad financiera y en trabajar duro para conseguir un buen sueldo. Como consecuencia, entraba en la carrera de la rata.
    • El padre rico se enfocaba en adquirir activos, rodearse de expertos y elevar su inteligencia financiera. Consecuentemente estaba alerta de las posibles oportunidades y consiguió ser uno de los hombres más ricos de su país.
    • Reto: 7 días sin noticias. Durante 7 días no consumas noticias en la tv, eso te nubla y te distrae.

3. Aspira a la libertad financiera

  • Tener libertad financiera significa poder vivir de tus ingresos pasivos, es decir, sin tener que ir cada día a gastar tu tiempo por conseguir algo de dinero, esto es, a trabajar. Si consigues invertir en tu inteligencia financiera y consigues crear un sistema alrededor de tu dinero, puedes llegar a no depender de él. Todo lo que tenga valor, produzca ingresos o se revalorice y, sobre todo, tenga un mercado disponible, son activos. Ejemplos:
  1. Negocios: trabajar mucho al principio, subir la montaña y luego separarse de ellos
  2. Acciones de empresas
  3. Bonos de empresas
  4. Bienes raíces que generen ingresos
  5. Royalties por propiedad intelectual
  • La mayoría de la gente de clase media construye pasivos pensándose que son activos.
  • Aprende a invertirlo en activos con los cambios. Para desarrollar tu libertad financiera tienes que formarte en estas tres áreas:
    • Contabilidad. Adquiere la habilidad de leer e interpretar estados financieros.
    • Inversión. Primero invierte en ti, y luego ya empezarás a ver patrones.
    • Comprensión de los mercados. Encuentra oportunidades y tendencias que los demás no le den importancia. Comprende la ley de la oferta y la demanda.
    • La ley. Comprende leyes, impuestos, etc.